viernes, 7 de noviembre de 2008

¿Seis minutos, Titín?

Hace ya un tiempo que en el fútbol peruano se conoce un dicho que caracteriza cierto momento del partido. Roberto ‘Titín’ Drago impuso su propia regla referente a la posterioridad del la consecución de un gol. El comentarista crea un espacio virtual de seis minutos en el que el mismo equipo o el rival aprovecha para marcar un segundo gol.


A PRIORI

Las razones posibles de este teórico descubrimiento pueden suceder por la alegría que provoca el marcar un gol y visible desconcentración tras marcar el mismo.

Un caso sucede por que el propio equipo que marcó el gol inicial, se aprovecha del renegón rival y golpea de nuevo antes de los 360 segundos.

El otro suceso acontece cuando es el rival que responde rápidamente y vuelve a sacar ventaja en el marcador.


SEIS MINUTOS DE POLÉMICA

Toda esta explicación de conocimientos consituye la regla en teoría, pero el debate viene a colación que de cuánto de correlato tiene en la propia práctica; si solo es una distinción del ex jugador o una regla que puede confirmarse en el acontecer futbolístico nacional como precaución en los minutos posteriores que se marca un gol.


A FORTIORI

Para ello se ha realizado una investigación sobre todos los intervalos de goles producidos en el Torneo Clausura hasta la fecha 19 (exceptuando el partido postergado entre Bolognesi y Melgar). Obviamente se omiten los partidos con un gol o cero, pues en dichos encuentros no existen intervalos entre goles. De esta forma:

- La totalidad de intervalos es de 213 durante 100 partidos evaluables

- De esos 213 intervalos, solo 40 son lapsos de seis minutos o menos, lo que equivale a decir que la regla se ha cumplido en un discreto 18.8 % de los casos posibles

Pero también el debate puede recaer en por qué ‘Titín’ habla de seis minutos, y no de siete o quizá de cinco. ¿Se tratará de algún número cabalístico? Veamos qué dice la estadística:

- Si se proclama la regla con cinco minutos, el monto se reduciría a 34 intervalos y el porcentaje arrojaría un 16.0%.

- En cambio, si la regla aumentara a siete minutos, la cifra crecería a 42 intervalos y se alcanzaría un porcentaje de 19.7%

A POSTERIORI

Dados los resultados de la breve investigación, se puede comprobar que la ley depara muchos vacíos. El porcentaje resultante es bajo y una instauración como regla se extendería a que si después de estos seis minutos no se marca un gol, la consecución de un nuevo tanto se limitaría, lo cual evidentemente no ocurre.

Usted, amigo lector, habrá tardado seguramente menos de 360 segundos en leer este post. ¿Tiempo suficiente para marcar un segundo gol? No siempre. Seguramente esta regla ha podido llegar a ser muy comentada por su curiosidad, pero lamentablemente lo más seguro es que prescriba en un futuro en el que solo reglas bien fundamentadas perdurarán en el ambiente futbolístico.

3 comentarios:

Bruno dijo...

La regla no escrita de Titín es que cada vez que agarra 'Muni' lo baja... Posta

Programa "Tiro Libre" dijo...

Seria interesante ver en cuantos casos despúes de hacer un gol te han hecho uno en contra , ahi si cre que el porcentaje sería mayor y podríamos hablñar de una reglano escrita de cinco seis o siete minutos...

Anónimo dijo...

No creo que la regla vaya orientada a "dentro de los 6 minutos hay gol fijo", sino que se trata del lapso de carga emocional que existe luego de concretarse un gol, independientemente a que se lleguen o no a concretar goles en ese lapso de tiempo, influyendo tambien el nivel de los equipos que esten enfrentandose, yo creo que esta "regla" si se da en un porcentaje mucho mayor al dicho aca pero en partidos donde se juega algo mas que solo tres puntos y tambien obviando partidos de muy bajo nivel (un 80% de los que se juegan en el futbol peruano ), esta regla en resumen se aplicaria a equipos de cierta capacidad futbolistica, y no para la gran mayoria de equipos que conforman nuestro, mas que alicaido, torneo local.